Si os gusta el mundo vitivinícola y queréis pasar una jornada agradable, ¡no os perdáis esta oportunidad!
Con esta experiencia disfrutaréis de una visita a bodega con cata de vinos para dos personas